Todos tenemos nuestras raíces ocultas, solo el agua pura, caída de las nubes del cielo hará que afloren a la superficie de la tierra. Esta es la historia de dos familias. La de unos terratenientes y la de los guardeses de su finca. Dos status sociales diferentes con un mismo entorno, la de los terruños de la tierra. Hijos, aunque educados en distintos ambientes, sus sentimientos palpitarán más allá de los límites marcados por la sociedad y por la Iglesia. Unos padres que tendrán que afrontar la homosexualidad y la enfermedad del SIDA, de sus hijos.

El Poder de la Crueldad
El despertar a tu verdad